El Biofeedback y Neurofeedback como Estrategias de Recuperación Física y Mejoramiento del Sueño y Rendimiento en Deportistas

NEUROMETRICSHasta hace algunos años se pensaba en la mente y en cuerpo como dos sistemas completamente independientes. No se concebía que lo que tuviera lugar en la mente podría afectar al cuerpo y viceversa. Sin embargo, todo esto comenzó a cambiar a partir del descubrimiento de las diferentes formas de aprendizaje. El aprendizaje comprende un cambio en el comportamiento por resultado directo de la experiencia. Para que esto ocurra es necesario un reforzamiento para que pueda ocurrir un condicionamiento operante o un condicionamiento instrumental. Desde esta perspectiva, tanto como los comportamientos encubiertos latentes como los encubiertos (pensamientos, emociones y respuestas psicológicas) son funciones de los antecedentes y consecuencias de dichos comportamientos (Schwartz & Andrasik, 2003). Durante décadas el pensamiento prevalente era que solamente el sistema musculo-esquelético, mediado por el sistema nervioso central (SNC) respondía al condicionamiento operante. Esta visión sostenía que el sistema nervioso autonómico (SNA) funcionaba automáticamente y por ende por más allá del control voluntario. La mayoría de los científicos pensaba que los controles internos y homeostáticos para funciones tales como la circulación y la digestión eran innatos y que no eran afectados por aprendizaje auto-regulatorio. Se asumía que el funcionamiento del SNA era modificable solamente por la vía del condicionamiento clásico si es que se presentaba algún tipo de aprendizaje. Desde esta perspectiva, las respuestas son automáticas después de que el condicionamiento ocurre. En el condicionamiento clásico los pensamientos pueden convertirse en estímulos condicionados y elicitar respuestas fisiológicas (Schwartz & Andrasik, 2003). Sin embargo, esta tendencia de pensamiento comienza a cambiar en la década de los setenta cuando experimentos con humanos y animales comenzaron a demostrar que se podían producir incrementos y decrementos en varias respuestas corporales. Estas incluían respuestas vasomotoras, presión sanguínea, salivación, respuesta galvánica (GSR) y cambios en ritmos cardiacos (Kimmel, 1979, Harris and Brady, 1974 citados en Schwartz & Andrasik, 2003). Fueron entonces estas y otras investigaciones a mediados de los setenta que lo que se conoce como psicofisiología y Biofeedback. Los inicios de psicofisiología se remontan a los sesenta cuando David Shapiro ofrece el primer curso acerca de este tema en la Universidad de Harvard (Schwartz & Andrasik, 2003). La psicofisiología es el estudio científico de las relaciones entre los procesos fisiológicos y cognitivos. Los psicólogos-fisiólogos a menudo manipulan la fisiología observan el comportamiento con el objetivo de lograr cambios en los individuos. Una forma de “psicofisiología aplicada” es el biofeedback, este ayuda a las personas a alterar sus comportamientos a través de la retroalimentación de su fisiología (Schwartz & Andrasik, 2003).

El biofeedback comprende el proceso de aprendizaje de control sobre las funciones fisiológicas por medio de uso de instrumentos (Demos, 2005). El entrenamiento en biofeedback utiliza la colocación de sensores al cuerpo con el propósito de adquirir señales biológicas tales como temperatura, ritmo cardiaco o aquellas de las glándulas sudoríparas. Las señales biológicas son mostradas al consultante con el propósito de adquirir control mental sobre los procesos biológicos subconscientes. El individuo recibe información momento-a-momento en tiempo real acerca de los cambios en la zona donde se encuentran ubicados los sensores. Esta información puede venir en la forma de tonos, imágenes digitales o análogas o gráficas computarizadas. El biofeedback es una destreza de autocontrol: las personas aprenden a regular aspectos del SNA (Demos, 2005). Otra forma de retroalimentación trabaja directamente sobre el órgano que nos hace como somos: el cerebro. El neurofeedback es un sistema comprensivo de entrenamiento, el cual promueve crecimiento y cambio al nivel celular del cerebro (Demos, 2005). El neurofeedback traslada la ciencia fuera del laboratorio y la coloca en las manos de terapeutas privados. Esta técnica de entrenamiento es la respuesta tecnología a la psicoterapia, rehabilitación cognitiva y bajo rendimiento cerebral (Demos, 2005). El neurofeedback es una forma de neuroterapia, provee a los individuos información acerca del estado de las ondas cerebrales. Las personas usan esta información para aprender a incrementar el tiempo en el que el cerebro funciona eficientemente. A medida que el desempeño cerebral es incrementado exitosamente, los síntomas asociados con ciertas condiciones disminuyen y el rendimiento de la persona aumenta. La actividad Cerebral es monitoreada a través de sensores que son colocados sobre el cuero cabelludo de la persona. El neuroterapeuta acondiciona el entrenamiento de tal manera que se le informa al consultante si la actividad cerebral se está moviendo en la dirección deseada. Por ejemplo, cuando un individuo logra un estado de relajación o concentración escucha un tono o música relajante. También puede manipular graficas en la pantalla del computador o videojuegos que han sido diseñados para este propósito (Swingle, 2008).

El biofeedback y Neurofeedback han dejado de ser un componente exclusivo de tratamiento para la población clínica y han realizado una incursión en las áreas del rendimiento humano tales como la laboral, la artística y la deportiva, atlética. Estas metodologías de entrenamiento y autocontrol no son solo utilizadas para sanar sino también con el objetivo de ayudar a los individuos a rendir a niveles antes imaginados. El psicólogo del deporte Carlstedt (2004) es talvez el primero en diseñar un protocolo científicamente validado para deporte (basado en la evidencia) con variabilidad de la frecuencia cardiaca (HRV) y neurofeedback de la activación inter-hemisférica para enseñar a los atletas a desempeñarse mejor, especialmente durante momentos críticos de la competencia. Otro de los casos mundialmente conocidos fue la contratación del Mind Room International por parte del Milán de Italia y de La selección de futbol del mismo país que se coronó campeona del mundo en el 2006 para realizar un entrenamiento en neurofeedback como preparación para la cita orbital. La mayoría de protocolos de biofeedback y neurofeedback en el deporte han sido utilizados para disminución de la ansiedad, manejo del estrés precompetitivo y optimización de la concentración (Schwartz & Andrasik, 2003). Los deportistas y atletas tienen vidas caracterizadas por agitados horarios que incluyen largas jornadas de entrenamiento y múltiples competencias en sus calendarios. Los cuerpos de estos individuos son tal ves empujados a límites sobrehumanos en muchas ocasiones. No es sorpresa entonces que los aspectos psicológicos del competidor deportivo también sufran las consecuencias causadas por el arduo trabajo físico, los largos días de entrenamiento, los largos viajes, tiempo lejos de la familia y la presión de la competencia. La recuperación física y el sueño son factores supremamente importantes no solo para el rendimiento, sino también para la salud de los individuos. El sueño es una de las funciones, si no la función más importante para los seres humanos. El sueño cumple una función reparadora y mantenedora de la concentración, memoria, función cardiaca, relajación muscular, emociones y por su puesto el desempeño, llámese laboral, académico o deportivo (Othmer, 2008).

Las dificultades en el sueño pueden tener consecuencias negativas inmediatas; aún más importante es el hecho de que un sueño ineficiente acumulado a largo plazo puede traer consecuencias nefastas para la salud física y mental de cualquier individuo. Teniendo esto en cuenta, el biofeedback y el neurofeedback podrían ofrecer grandes ventajas para las organizaciones deportivas, entrenadores, y propiamente los atletas en cuanto a la recuperación física y el mantenimiento del sueño se refiere. Ayudar a un deportista a dormir bien no solo mantiene y propicia un buen rendimiento, también es importante para mantener una buena salud y prevenir lesiones e inclusive síndrome de sobre entrenamiento. El biofeedback como tal utiliza varias modalidades, las cuales se pueden aplicar de manera individualizada o en conjunto para potenciar las habilidades de una persona. La respiración (RSP) es una función fundamental en los seres humanos; no solo respiramos para mantenernos, debemos aprender a respirar ya que esto provee innumerables beneficios. Talvez la mejor manera de resumir la importancia de la respiración es el postulado de Robert Fried, Ph.D: “La respiración es un préstamo que se nos ha otorgado, debemos regresarlo cuando ya no la necesitemos”. La respiración promueve la producción de oxígeno y glucosa para el cerebro, elementos esenciales para su funcionamiento (Demos, 2005). Adicionalmente la respiración está conectada y ayuda a regular los demás sistemas del organismo, lograr una frecuencia entre 6 y 7 respiraciones por minuto (bpm) ayuda a reducir y relajar el tono muscular, oxigena de manera más eficiente la sangre, incrementa el flujo sanguíneo a los músculos, regula la temperatura sanguínea y corporal. Adicionalmente, promueve una mejor coherencia de la variabilidad de la frecuencia cardiaca (HRV) lo cual ayuda al cerebro a producir más ondas Alpha. Por ende, entrenar a los deportistas en respiración diafragmática puede traer beneficios para reducción de ansiedad, reducción de actividad simpática y mejor recuperación física y mental.

El corazón es tal vez el órgano que más se ve afectado por las emociones; la variabilidad de la frecuencia cardiaca (HRV) se refiere a las alteraciones entre latidos el corazón, causadas por diferentes estímulos. En estudios realizados con deportistas, Carlstedt (2004) correlaciona la HRV con estados de rendimiento positivos (i,e., habilidad represiva de momentos críticos) y negativos (i.e., neuroticismo, afecto negativo) los cuales pueden generar una cascada de respuesta fisiológicas que interfieren en el rendimiento físico y mental del deportista, así como su capacidad de recuperarse de largas competencias y momentos críticos durante estas. La HRV también es importante dada la conexión fisiológica y neurológica que existe entre el corazón y el cerebro; el producir una alta coherencia ayuda en la producción de ondas alpha, las cuales están relacionadas con estados de relajación (Carlstedt, 2004). La tensión muscular es otro factor que perturba el rendimiento y la buena recuperación de un individuo. La electromiografía (EMG) es una técnica que concierne al desarrollo, análisis, grabación y evaluación de las señales míoeléctricas (aquellas formadas por variaciones en el estado de las membranas de las fibras musculares) (Konrad, 2005). Una de las formas más comunes de recuperación muscular practicada por psicólogos del deporte es la relajación muscular progresiva. Esta técnica enseña al atleta a conocer y detectar sus niveles de tensión muscular para así someterlos a control voluntario. Haciendo utilización de equipos de biofeedback se puede mostrar al individuo sus niveles de tensión muscular y por medio de pantallas interactivas se le puede entrenar para que los manipule dependiendo del objetivo que se quiera lograr. El entrenamiento de las respuestas electromiográficas podría ser útil tanto para la ejecución de la técnica como para una buena recuperación post entrenamiento y competencia.

Perfil de HRV de deportista de alto rendimiento.

Una de las respuestas fisiológicas escasamente estudiadas en al ámbito deportivo es la temperatura (TEMP) y flujo sanguíneo. Una adecuada temperatura corporal y flujo sanguíneo se ha correlacionado a un mejor y más rápido tiempo de recuperación de las llagas producidas en la diabetes. Adicionalmente el biofeedback de la temperatura ha sido utilizado para tratar condiciones como la hipertensión, el asma, las migrañas e inclusive como herramienta psicoterapéutica (Demos, 2005). Cuando una persona experimenta niveles elevados de estrés se genera vasoconstricción lo cual disminuye el flujo sanguíneo con temperatura adecuada a los músculos. Por estas razones, tendría sentido (pero por supuesto debería ser investigado formalmente) el implementar entrenamiento de la temperatura para lograr una mejor recuperación no solo de los músculos, sino del organismo en general con el fin de lograr un mejor equilibrio.

Otra forma de entrenamiento que trabaja para lograr cambios fisiológicos y conductuales es el neurofeedback, que es una forma de entrenamiento que trabaja sobre el metabolismo del cerebro como se mencionó anteriormente. Estos cambios en la actividad cerebral se reflejan en forma de ondas cerebrales en una pantalla de computador o monitor utilizado para retroalimentar al individuo. El cerebro produce diferentes ondas cerebrales, las cuales se encuentran en los diferentes lóbulos del cerebro, éstas se asocian una o más funciones dependiendo de su ubicación (Swingle, 2008). Estas ondas vibran a determinadas frecuencias las cuales se consideran óptimas. Las condiciones que aquejan a las personas (i.e., depresión, hiperactividad, insomnio, ansiedad) se presentan cuando estas ondas funcionan por encima o debajo de su frecuencia y amplitud ideal. Las diferentes ondas cerebrales son las siguientes: a) Theta, se relaciona con el procesamiento de información adecuado, estados de relajación y focalización, su frecuencia ideal para un óptimo funcionamiento es de 4-8 Hz. b) Alpha, generalmente está relacionada con un estado de relajación o una atención relajada. Esta onda ubica al cerebro a un estado “neutro”, listo a responder cuando se necesite, su frecuencia ideal es entre los 8 y 12 Hz. c) Beta, popularmente se describe como un arma de doble filo, está relacionada con la concentración activa y el consumo de energía física y mental durante la realización de una tarea. Cuando Beta está por encima de lo que se considera ideal se puede asociar a condiciones como ansiedad, depresión o insomnio. Típicamente su frecuencia ideal está entre los 14 y los 18 Hz. d) Delta, se produce para dormir específicamente. Si esta se encuentra elevada en estado de vigilia se relaciona con dolor crónico, fatiga mental excesiva o poca estimulación para concentrarse en un tema o tarea en particular. Su frecuencia es de 0.5 a 3.5 Hz. El ritmo motor sensorial (SMR), se encarga de producir una atención relajada. También está asociada con la calma del tono muscular, manejo de dolores musculares, de cabeza y tratamiento de tremores. Su frecuencia se ubica entre los 12 y los 15 Hz. e) Gamma, está relacionada con procesamiento cognitivo y aprendizaje con una frecuencia entre los 38 y los 42 Hz (Demos, 2005, Swingle, 2008).

Electroencefalograma (EEG) de deportista con problemas de sueño y recuperación.

El sueño está directamente relacionado con el estado de arousal del cerebro (Othmer, 2008). Los patrones del sueño pueden proveer información útil acerca del estado de rendimiento cerebral de un individuo. Un arousal elevado interfiere con la habilidad de dormirse rápido, volverse a dormir si se despierta y estar tranquilo al momento de acostarse. Un arousal bajo puede resultar en falta de sueño y despertarse en repetidas ocasiones con una sensación de ansiedad. Así mismo, puede presentarse dificultad para levantarse en la mañana o despertarse cansado a pesar de dormir toda la noche, es decir, no hubo un sueño reparador. Con el fin de entrenar y mejorar el sueño en deportistas, se pueden diseñar protocolos de entrenamiento individualizados que tomen en cuenta las necesidades específicas del competidor. Para eso, se toma en cuenta el sistema internacional 10-20 (ver Figura 1.) (Demos, 2005, Swingle, 2008). Este sistema utiliza puntos de referencia de 19 sitios sobre el cuero cabelludo donde las mediciones se llevan a cabo colocando sensores sobre estos puntos estratégicos. Los sitios colocación de los sensores pueden variar de individuo a individuo. Algunos puntos recomendados para trabajar sueño y recuperación son T3, FP1 y T3, T4 (Othmer 2008). Otros autores (Swingle, 2008), mencionan O1 como un sitio para entrenar si el objetivo es mejoramiento de la calidad del sueño. La amplitud a inhibir o premiar varía de individuo a individuo. Típicamente se busca inhibir delta y theta en FP1, inhibir beta en T3 Y T4 y premiar Alpha en O1 especialmente si el problema es debido a algún tipo de trauma (Swingle, 2008).

El biofeedback y el neurofeedback podrían proveer a las ciencias del deporte con una herramienta poderosa de intervención y optimización del rendimiento deportivo. Así mismo se pueden adicionar al ya existente repertorio de estrategias que las ciencias del deporte utilizan para orientar al deportista pero también para proteger su salud e integridad física y psicológica. Sin embargo, no deberían utilizarse estas herramientas simplemente porque la literatura menciona que se han funcionado en el ámbito clínico. Lo que se necesita es protocolos validados en deporte específicamente y basados en la evidencia como aquel de Carlstedt (2004). Es poco prudente mencionar que una intervención en biofeedback funciono basándose solamente en el relato del deportista o el resultado de la competición deportiva. Es imperativo investigar y validar estos protocolos a fin de tener respuestas claras de porque serían de beneficio para un atleta y porque valen la pena ser implementados como parte de un programa de entrenamiento y competencia. Sin embargo, la tecnología y la ciencia están al alcance de quienes quieren y pueden utilizarlas de manera profesional, científica y por sobretodo éticas.

NEUROMETRICS

.

Figura 1. Sistema Internacional 10-20. Guía para la colocación de los sensores.

REFERENCIAS

Carlstedt, R. (2004). Critical Moments During Competition: A mind-Body Model of Sports Performance When it Counts The most. Ney York, NY: Psychology Press.

Demos, J. (2005). Getting Started With Neurofeedback. New York, NY: W.W Norton & Company, Inc. Konrad, P. (2005).

The ABC of EMG. Scottsdale, AZ: Noraxon, Inc. Othmer, S. (2008).

Protocol Guide for Neurofeedback Clinicians. Woodland Hills, CA: EEG Info.

Schwartz, M., Andrasik, F. (2003). BIOFEEDBACK: A Practitioner’s Guide. New York, NY: Guilford Publications, Inc.

Swingle, P. (2008). Biofeedback for the Brain: How Neurotherapy Effectively Treats Depression, ADHD, Autism and More. Piscataway, NJ: Rutgers University Press

Santiago Brand Ortiz · 16 Junio, 2016

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Anuncios
Publicado en PRENSA | Deja un comentario

Comer en exceso puede considerarse una adicción

Recientes investigaciones de neurocientíficos han demostrado que las personas obesas, al igual que las que tienen tendencia a sufrir adicciones, tienen menos receptores cerebrales de dopamina. Si tenemos en cuenta que los alimentos más sabrosos, como los hidratos de carbono refinados, ocasionan aumentos de esta sustancia en el cerebro, al igual que drogas como la cocaína, podríamos explicarnos la dificultad que tienen algunas personas predispuestas para prescindir de este tipo de alimentos. Sin embargo, hay determinadas estrategias que nos permiten paliar el efecto de estas adicciones.

Si bien parece razonable pensar que el descubrimiento de que la comida sabrosa puede producir adicción debería acabar con la culpabilidad de las personas que sufren obesidad, en ningún caso debe hacer que bajen la guardia y se conformen con su suerte, sino que debe ser un acicate para luchar contra esa predisposición. Porque se puede luchar, y con éxito, aunque tanto ellos como las personas que les rodean deberían ser conscientes de las dificultades que entraña esa batalla contra el exceso de grasa.

Lo cierto es que, como hemos dicho más arriba, la ingesta de ciertos alimentos que son universalmente considerados como muy apetecibles puede desencadenar procesos adictivos semejantes a los de las drogas. Los hidratos de carbono refinados, por ejemplo, producen un aumento en el cerebro de determinadas sutancias que ocasionan una sensación placentera, como dopamina, serotonina, opioides y endorfinas.

adicciones azucar tratamientoTambién es importante conocer el efecto negativo que tiene el estrés crónico, ya que en ese estado se eleva la intensidad de la sensación de recompensa que producen estos alimentos sabrosos. Lo cual hace que, cuando se está estresado, se tenga una mayor tendencia a buscar la recompensa de ciertos alimentos que son, normalmente, los menos recomendables desde el punto de vista dietético. Por ello, en situaciones de estrés se aumenta el riesgo de caer en la adicción a ciertas comidas.

Si tenemos un buen nivel de serotonina, tendremos también una sensación de bienestar reconfortante. Pero cuando, por el contrario, los niveles de esta hormona son demasiado bajos en el cerebro, nos sentimos tristes, irritados, angustiados o irascibles. Por ello, el organismo tenderá a ingerir aquellos alimentos que nos aumentan el nivel de esta hormona, como dulces, chocolate, zumos, refrescos y, en general, hidratos de carbono refinados.

Así, cuando nos encontramos tristes o ansiosos y vamos directos a la despensa en busca de una tableta de chocolate o una caja de galletas, no es por casualidad. De alguna manera, lo necesitamos. Pero, una vez que sabemos esto, lo que podemos hacer es tratar de lograr esa serotonina que nos falta mediante alimentos que no nos perjudiquen la salud: huevos, lácteos, pescado, frutos secos, cereales integrales, pollo o plátanos.

Algo similar ocurre con la dopamina, cuya liberación en el cerebro nos produce placer. El consumo de hidratos refinados produce liberación de esta sustancia, y por eso los alimentos con alto contenido de este tipo de hidratos nos resultan tan apetecibles. Pero hay que saber que otros alimentos más sanos producen igualmente la liberación de esta hormona, como huevos, lácteos, almendras o aguacates.

Por último, hay que destacar la importancia de cuidar la flora intestinal, ya que en el intestino se produce una gran parte de los neurotransmisores, y en especial de la serotonina y la dopamina. Una flora intestinal defectuosa puede suponer deficiencias del sistema inmunológico, así como alteraciones importantes del estado emocional (depresión, ansiedad, irritabilidad…), además de otros problemas de salud, como estreñimiento, colon irritable, eccemas, migrañas o dolores articulares.

Por lo anterior, es muy útil saber que ciertos alimentos nos ayudan a regular y restablecer la flora intestinal, como las legumbres, los cereales integrales o el yogur, además de ciertas verduras, como la cebolla, el espárrago o los puerros. Su consumo habitual puede ayudarnos a mejorar la salud, nuestro estado de ánimo y, por qué no, evitar el consumo de otros alimentos mucho menos recomendables.

 Fuente: adelgazar.net/n15121-comer-en-exceso-puede-considerarse-adiccion.htm

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en PRENSA | Etiquetado , | Deja un comentario

La obesidad se asocia a depresión y ansiedad

comer por depresión ansiedadUna investigación relaciona la obesidad con ciertos trastornos como la depresión o la ansiedad. Lo que no está claro es el sentido de esa asociación, es decir si la obesidad puede producir estos trastornos, o si son éstos los que podrían favorecer la obesidad.

Un sistema de salud estadounidense, el Group Health Cooperative, ha realizado un estudio en más de 9.000 adultos, con una edad media de 45 años. Entre otras cosas, se obtuvo información acerca de su índice de masa corporal, el padecimiento de distintos tipos de depresión o ansiedad y la dependencia de sustancias como el alcohol o las drogas.

El resultado ha sido concluyente respecto a la relación entre la obesidad y los mencionados trastornos. Concretamente, padecer obesidad supone tener un 25 % más de probabilidades de sufrir o haber sufrido depresión o ansiedad. Por contra, un 25 % menos de riesgo de verse vinculado al alcohol o las drogas.

Sin embargo, los expertos no están de acuerdo a la hora de determinar el sentido de esta relación. Puede ser que la obesidad nos empuje a la depresión o a la ansiedad, o bien la relación inversa: un trastorno del ánimo podría llevarnos a aumentar de peso. Incluso, podrían alimentarse mutuamente, o ser en un sentido en ciertos individuos, y en el opuesto en otros.

De cualquier manera, las personas obesas deberían analizar si sufren depresión. De ser así, tal vez convendría ponerse en manos de un especialista para combatirla. Además de razones obvias de bienestar psíquico, su superación podría ayudarles a bajar de peso.

 Fuente: Europa Press

 

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en PRENSA | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La tristeza y comer en exceso

 

bulimia ansiedad tratamientoLos estados depresivos y el hecho de comer en exceso están íntimamente relacionados. Estudios científicos recientes demuestran que los estados depresivos producen un aumento en la producción de cortisol, que hace que se acumule grasa en la zona abdominal. Además, la depresión produce un menor índice de actividad, lo que también contribuye a la ganancia de peso.

Además de ser causa de la obesidad, la depresión también puede ser consecuencia del exceso de peso. La obesidad mórbida provoca rechazo social, discriminación, aislamiento, bajo autoconcepto y disminución de la autoestima. Todos estos factores contribuyen a que la depresión aparezca, con mayor o menor gravedad, en un amplio porcentaje de las personas que padecen obesidad mórbida.

A la hora de someterse a dieta para luchar contra la obesidad mórbida, la depresión puede resultar un gran obstáculo a batir. Las personas depresivas no se sienten con fuerzas para acometer ninguna empresa, por lo que plantearse someterse a una dieta les puede parecer imposible. Además, su falta de energía les impide realizar ejercicio físico, por lo que su problema va haciéndose cada vez más grave.

Sin llegar al extremo de padecer un trastorno depresivo, el estado de ánimo triste, que todos padecemos en alguna medida en diferentes ocasiones de nuestra vida, también puede contribuir al desarrollo de la obesidad y el fracaso de las dietas.

Cuando estamos tristes, tendemos a aislarnos y no realizar ninguna actividad. Eso implica un menor nivel de ejercicio y la aparición de múltiples ocasiones en las que podemos “picar algo”. Además, la tristeza nos hace ver cualquier objetivo como más difícil e inaccesible, por lo que es muy posible que pensemos que no merece la pena seguir la dieta ya que no conseguiremos nada.

Además, cuando estamos tristes buscamos algo que nos haga sentir mejor de manera inmediata. La comida, sobre todo la rica en hidratos de carbono y azucares, nos hace sentirnos saciados y mejora nuestro estado de ánimo, calmando nuestra sensación de vacío interior.

En esas ocasiones, resulta difícil mantenerse firme para lograr la consecución de un objetivo lejano cuando tenemos delante un premio que nos hará sentir mejor de forma instantánea.

A la hora de someterse a dieta, los pacientes depresivos deberían acudir a un profesional que pueda aconsejarles. Las personas que, sin ser depresivas, estén pasando por un mal momento, deberían tratar de evitar el aislamiento y la inactividad si quieren evitar que su dieta fracase.

 Bibliografía; guiaobesidad.com/tristeza-comer-compulsivo

 

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en PRENSA | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

TDAH, Pautas Alimenticias

 

Según la nutricionista, Eva Cervera, un estudio realizado en USA sobre obesidad infantil y TDAH, los niños con este trastorno tienen un 50% más de probabilidades de ser obesos. (Estudio efectuado sobre 63.000 niños.)

Igualmente explica que algunos de los problemas en la alimentación de un niño con TDAH estarían relacionados con la comida impulsiva y la falta de masticación.

nutrición neurometricsPara ella, los problemas con los que se encuentran los padres con respecto a la alimentación, además de sentir dudas sobre si es la correcta que dan a sus hijos, son probablemente la sobreprotección que en muchos casos les hace triturar la comida por miedo a que se ahoguen, porque sus hijos no mastican. El mismo miedo hace que controlen demasiado la ingesta de alimentos, pudiendo provocar carencias. Todo esto unido a los niños con poco control de la impulsividad puede ocasionar que engorden mucho.

Debemos tener en cuenta que no se puede controlar absolutamente todo. Los padres no han de ser perfectos, sino ser conscientes del problema del niño y sus limitaciones. La paciencia no es infinita, a veces se pierde y no podemos sentirnos culpables por ser humanos.

 En el hogar hay que procurar que los padres, y el entorno (abuelos, tíos?), trabajen coordinados incluso en la alimentación, de manera que no se desacrediten unos a otros. En el caso de niños con TDAH es imprescindible ir “todos a una”.

La educación a la hora de comer es también compartida, no es saludable que recaiga sobre un solo padre (siempre y cuando exista una pareja, sino, no hay más remedio).

Además necesita un ambiente ordenado, organizado con horarios y rutinas fijas para comer, dormir, hacer los deberes, etc. Estos niños (y todos en general) se sienten cómodos y seguros con las rutinas fijas.

Anticiparse a las situaciones de riesgo. Las sorpresas no las gestionan bien, por ejemplo: si hay que apagar la televisión para comer, avisar antes “te quedan 2 minutos de tele” y cumplirlo a rajatabla.

Algo fundamental es pregonar con el ejemplo, los padres deben ser el modelo de sus hijos. Si queremos que coman correctamente nosotros debemos hacerlo también. Si el niño está alterado, tranquilizarnos y actuar con mucha calma.

Si aplicamos todo lo anterior, a continuación se relataran algunas pautas a seguir durante la comida:

  • Procurar comer todos juntos.
  • Enseñar a comer despacio y masticando bien.
  • Premiar la conducta correcta: “bien hecho” no castigar la incorrecta (hablar con el niño para hacerle comprender por qué es incorrecta la actitud o acción durante la comida)
  • Si el niño come despacio, la sensación de hambre desaparecerá antes de acabar la comida, se relajará y frenará la impulsividad.
  • Comer despacio ayuda a mantener un peso correcto.

Algunas recomendaciones finales serían ir dando poco a poco autonomía al niño. Que coma sin supervisión. Sentirse autónomo y válido mejorará su autoestima. Ir añadiendo responsabilidades a la vida cotidiana del niño (poner o quitar la mesa…)

Las guerras se ganan batalla a batalla. Hagamos participar a los niños en la preparación de la comida (no cada día, eso es imposible, pero si un sábado o domingo) Preparemos platos divertidos junto con el niño, permitiéndole variar las recetas a su gusto.

Por último, en ocasiones uno de los efectos secundarios de la medicación es que el niño tenga falta de apetito. Si notamos que se siente inapetente después de tomar el medicamento, dale la dosis después del desayuno. Como probablemente no tenga apetito a la hora del almuerzo, compensa con una buena cena por la noche. Y ten siempre a mano bocadillos nutritivos de bajas calorías. Si la inapetencia se prolonga, tal vez el médico decida rebajar las dosis o suspender el medicamento los fines de semana. Pese a todo, no olvidéis ser creativos con la comida.

Bibliografía: Eva Cervera, nutricionista. Alimentación y TDAH. 14/6/2016 TDAH: Pautas alimenticia / Doctora Aliza, ¿Tu hijo padece de TDAH? Consejos para aliviar los efectos secundarios de los medicamentos./ Fundación CADAH, Apetito y TDAH: Pequeños consejos.

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en RECOMENDACIONES | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LA ESTIMULACION TRANSCRANEAL POR CORRIENTE DIRECTA (ETCD) Y EL AUTISMO

Desde hace mas de cien años el hombre ha tenido una fascinación por tratar de alterar su manera de pensar por medio de la electricidad. Sin embargo, sólo ha sido en las últimas décadas que la tecnología ha hecho esto posible para la mayoría de la gente. La estimulación transcraneal por corriente directa (ETCD) llegó a la vanguardia en el año 2000 cuando dos investigadores alemanes publicaron los efectos de las corrientes continuas de bajo amperaje en el cerebro (nota: la corriente directa es aquella donde los electrones se mueven en una dirección). Desde ese entonces las publicaciones sobre el tema han aumentado de manera exponencial y la técnica en sí ha de recibido una amplia cobertura en la prensa. Hasta el momento los posibles efectos beneficiosos se han estudiado en un gran número de condiciones médicas. Estudios más recientes han promovido la idea de que la técnica puede ser útil en los trastornos del espectro autista (TEA) proclamando beneficios en la adquisición del lenguaje, así como en diferentes dominios de comportamiento, por ejemplo, hiperactividad, aislamiento social, y la irritabilidad.

El aparato para ETCD es bastante sencillo y su construcción como un proyecto de hágalo usted mismo puede costar menos de $10. Se compone de dos esponjas empapadas en una solución salina actuando como electrodos que se unen a través de cables a una batería. Dependiendo de la fuente de alimentación y la forma de administrar la corriente, el dispositivo puede ser una máquina de ETCD o una utilizada para terapia electroconvulsiva. El ETCD utiliza un voltaje bajo (por ejemplo, una batería de 9 voltios) y dada la alta resistencia de la piel proporciona una baja corriente entre los electrodos, de 1 a 2 miliamperios. Un dispositivo para la terapia electroconvulsiva usaría varios cientos de voltios y ofrecería una corriente unas 600 veces mayor que el ETCD. También en la terapia electroconvulsiva se administra la corriente en pulsos cuya duración y frecuencia pueden ser controlados.
20120827-153156

El principal problema en la implementación de la terapia ETCD es que la resistencia de la piel cambia con el tiempo y con las condiciones ambientales. Parte del circuito, por tanto, se dedica a mantener una salida de corriente constante. Sin embargo la cantidad de corriente y la forma en que se distribuye pueden depender de las dimensiones físicas de la esponja que se utiliza como electrodo. Esto significa que la cantidad de corriente suministrada puede variar fácilmente entre diferentes dispositivos comerciales y el estado físico del paciente, por ejemplo, si el individuo está ansioso y/o sudoroso.

El principio de funcionamiento del ETCD es bastante simple. Los investigadores asumen ingenuamente en un tipo de modelo de la fisiología del cerebro en la que las funciónes de las diferentes áreas corticales puede ser normalizada activando o deprimiendo la misma. Según los profesionales, el ánodo (electrodo positivo) excita la corteza cerebral mientras que el cátodo (electrodo negativo) proporciona inhibición. Dado que la inhibición puede ser un resultado no deseado para muchas aplicaciones, algunos protocolos colocan el cátodo fuera de la cabeza, por ejemplo, en el hombro. Aunque el modelo supone que la corriente atraviesa el cerebro, no tiene en cuenta la cableria de conductores (axones) que se enctuentran en al materia blanca.

La baja corriente utilizada por el ETCD prevé cualquier tipo de efecto secundario. Los pacientes pueden quejarse de una sensación de hormigueo o sensación de ardor en los electrodos, pero por lo general se acostumbran a la misma después de unos minutos. Ya que las esponjas deben mantenerse húmeda, el enjuague ocasional puede hacer que el agua gotee sobre la piel proporcionando otra vía para conducir la electricidad y un aumento en las molestias. La estimulación transcraneal magnética (ETM), otro dispositivo electrofisiológico no invasivo, tiene efectos secundarios más sobresalientes, incluyendo la posibilidad de convulsiones. Este es el caso ya que el ETM tiene efectos físicos directos sobre el cerebro haciendo que grupos de neuronas se disparen o se depriman. ETCD, a su vez, cambia la “probabilidad” de que las neuronas se disparen o depriman, si es que hace algo en absoluto.

Como se dijo anteriormente la baja corriente generada por ETCD prevé efectos secundarios, pero al mismo tiempo hace que cualquier reclamación de beneficios potenciales sea cuestionable. En esencia se presume que la corriente generada por la batería atraviese la piel, tejido conectivo, revestimientos del cerebro y el cerebro en sí con el fin de ser eficaz. El modelado de su acción no ha tenido en cuenta el hecho de que el cerebro proporciona múltiples vías a los conductores que conducen a otras partes del cerebro, tronco cerebral y la médula espinal. Estos modelos también hacen caso omiso de las marcadas circunvoluciones de la superficie del cerebro y más bien tratan al cerebro como un gel amorfo en la forma de un globo. Parece poco probable que una corriente eléctrica siguiese una ruta directa a través del cerebro sin tener en cuenta las múltiples vías conductivas que están disponible. Además, la mayoría de estudios sobre el ETCD carecen en términos de controles activos adecuados y basan su informe sobre pequeñas series de pacientes probablemente carentes de poder. Estudios futuros deben de realizar comparaciones utilizando un electrodo activo sobre un área diferente del cerebro que la investigada y tener suficientes pacientes para justificar las reclamaciones en cuanto a hallazgos significativos.

Hasta el momento la fascinación de investigadores que utilizan el ETCD ha sido la corteza prefrontal dorsolateral (CPFD). Al utilizar esta área como un destino los investigadores han encontrado una mejora para aumentar la numerosidad, uso de la palabra rara, la memoria, las conductas adictivas, el aprendizaje, la adquisición de habilidades motoras, etc (ver tabla). Parece improbable que la estimulación de un área tan solo del cerebro proporcione una mejora de casi cualquier problema mental imaginable. Este es especialmente el caso cuando consideramos la baja resolución topográfica de la técnica. En efecto, en muchos casos, el área estimulada por un electrodo particular parece ser más conjeturas que ciencia.

Manuel en corticalchauvinism

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en PRENSA | Etiquetado , | Deja un comentario

Relacionan asimetrías subcorticales anormales con la esquizofrenia

Las personas con esquizofrenia presentan una asimetría volumétrica específica en el globo pálido, según los investigadores.

Molecular Psychiatry

El globo pálido (celeste) es uno de los núcleos de los ganglios basales y presenta axones muy mielinizados, de ahí su nombre. Se encarga de transmitir información desde el núcleo caudado y el putamen al tálamo. [Universidad de Osaka]
 

También te puede interesar

EsquizofreniaJul/Sep 2003 Nº 4Más información

El globo pálido, una de las regiones más importantes de los ganglios basales, presenta un volumen mayor en los individuos con esquizofrenia. A esta conclusión ha llegado un grupo liderado por Ryota Hashimoto, de la Universidad de Osaka. Si bien sus hallazgos ratifican resultados de estudios previos, aportan nueva luz a la investigación: el equipo encontró que el cerebro de los pacientes con esquizofrenia presenta una asimetría volumétrica hacia la izquierda del globo pálido.

Para el estudio, los investigadores compararon y analizaron neuroimágenes por resonancia magnética de 1.680 personas sanas (sujetos de control) y 884 pacientes con esquizofrenia con el fin de averiguar las diferencias anatómicas (tamaño y asimetría) de las regiones subcorticales que se dan en dicho trastorno.

Alteraciones en las regiones subcorticales

En comparación con los controles, los pacientes con esquizofrenia mostraban un tamaño más reducido en el hipocampo bilateral, la amígdala, el tálamo y el núcleo accumbens; en cambio, el volumen de su caudado bilateral, putamen, pallidum y ventriculo lateral era mayor. Además, presentaban una asimetría específica en el volumen del globo pálido. Se sabe que algunas alteraciones neuropsiquiátricas modifican la asimetría cerebral normal.

Las estructuras subcorticales, entre las que se encuentran los ganglios basales y áreas del sistema límbico, desempeñan un papel clave en el aprendizaje, el control motor y las emociones; también participan en funciones ejecutivas relevantes, entre ellas, la capacidad de planificar acciones.

¿Lateralidad anómala?

Según los autores, estos resultados sugieren la posibilidad de que en la esquizofrenia exista una lateralidad anómala en las vías neuronales y los patrones de conectividad relacionados con el globo pálido. El estudio de los mecanismos patológicos subyacentes podría contribuir al desarrollo de estrategias terapéuticas para la esquizofrenia, concluyen.

Más información en Molecular Psychiatry

Fuente: EurekAlert! / Universidad de Osaka

.

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Publicado en PRENSA | Deja un comentario