Síndrome de Peter Pan y TDAH

sindrome-peter-pan_0El término Síndrome o Complejo de Peter Pan, lo describe por primera vez el psicólogo Dan Kiley, en la obra The Peter Pan Syndrome (1983), para hacer referencia a los adultos que continúan comportándose como niños y adolescentes, mostrando una marcada inmadurez emocional, infantilismo, incapacidad para asumir la responsabilidad de sus actos y un gran temor a no ser queridos y aceptados.

Por tanto y aunque el Síndrome de Peter Pan (SPP) no está recogido en la actualidad en los manuales de psiquiatría (CIE-10, DSM-IV, etc.) como un cuadro psiquiátrico específico, el Complejo de Peter Pan se emplea popularmente para definir a aquellos jóvenes y adultos jóvenes que:

  • Son incapaces de comprometerse y cumplir sus promesas.
  • No saben o se niegan a asumir y aceptar las obligaciones propias de la juventud y la edad adulta.
  • Prefieren que sean otros quienes tomen las decisiones por ellos.
  • Presentan un deseo intenso de ser cuidados y sobreprotegidos, que demuestran una fuerte dependencia emocional y afectiva (padres, familiares, pareja, hermanos mayores, etc.), que hace que necesiten a su lado a otra persona que satisfaga constantemente sus necesidades.
  • Exhiben una baja autoestima, acompañada en ocasiones de sentimientos de culpa, tristeza, depresión o ansiedad.

Es frecuente que estas conductas y actuaciones se observen en aquellas personas diagnosticadas de TDAH, por lo que aunque no constituya un trastorno asociado, se trata de características que deben ser tenidas en cuenta a la hora de evaluar y tratar a los niños con TDAH.

El trastorno por déficit de atención (TDAH) se caracteriza principalmente por la hiperactividad, la impulsividad y la inatención. Pero, como hemos comentado en otras ocasiones, además, de estos síntomas nucleares hay ciertas características que comúnmente van asociadas al trastorno. Entre éstas se encuentran las dificultades emocionales, como es el caso de la inmadurez emocional.

El resultado de estas dificultades emocionales se traduce en una conducta inmadura para su edad, con gran facilidad para alterarse ante aquello que no les gusta por la baja tolerancia a la frustración que les caracteriza, presentándose una marcada inmadurez emocional que se da, tanto en adultos, que continúan comportándose como niños o adolescentes, como en niños que se comportan como si tuvieran menor edad.

Debido a estos aspectos de inmadurez, social y psicológica en los niños y adolescentes que la padecen, muchos de los comportamientos que presentan en la escuela, en la familia y en el área social tienen que ver con comportamientos infantilizados. Éstos suelen  caracterizarse por evitar asumir responsabilidades, inseguridad, necesidad de apoyo y supervisión continúa, ausencia de una autonomía funcional, dificultades a la hora de resolver problemas por sí mismos,  tendencia a culpar a los demás de todo aquello que les sucede, ataques de llanto o rabietas,  tendencia al egocentrismo, intolerancia a la frustración, rebeldía, manejo de la mentira como medio para eludir las responsabilidades de sus actos o como búsqueda para llamar la atención, o la distorsión de la realidad y los problemas que se presentan.

Dado que en la mayoría de estos casos estas personas no adquieren una consciencia plena de ello, resulta particularmente difícil que corrijan esta problemática.

Si nos preguntamos cuáles son las posibles causas de esta inmadurez emocional, tenemos que pensar en primer lugar en el perfil psicológico propio de cada persona. Existen personas con mayor tendencia a la inmadurez, la dependencia de los otros o la evitación de los problemas y responsabilidades. Por otro lado, se ha demostrado que en este caso también influye el estilo educativo de los padres o tutores. Aquí, se ha observado que un estilo educativo más hostil y autoritario, que se asocie con algunas carencias afectivas y emocionales, propicia estos comportamientos más inmaduros. De la misma forma, un estilo educativo demasiado sobreprotector que evite cualquier contacto con situaciones amenazantes, también, puede llevar al mismo estilo de comportamiento inmaduro por parte de los niños.

Por esta demostrada asociación entre el estilo parental y el comportamiento de los niños, es necesario que los padres actúen en base a unas normas y unos límites bien fundamentados, para lograr actuar de forma preventiva a la aparición de estas características de conducta.

En los casos en los que la sintomatología es más problemática y los cuadros son más severos es recomendable acudir a tratamientos de intervención más específicos.

Por ello, y como ocurre con los casos que presentan problemas de conducta, la intervención debe comenzar por ayudarles a asumir su situación, darse cuenta que su actitud no es adecuada,  enseñarles a que afronten la realidad y sus propias dificultades y de este modo asuman las consecuencias de sus comportamientos y decisiones.

Es importante que las intervenciones que se realicen en estos casos se centren en los siguientes aspectos:

1- Mejorar y desarrollar una buena autoestima.
2- Motivarles a que tomen iniciativas para cambiar las situaciones difíciles que se les presentan, mediante el uso de  técnicas cognitivas-conductuales de modificación de conducta, resolución de problemas, estilos de afrontamiento adaptativos, estilos comunicativos asertivos, etc.
3- Facilitarles el desarrollo de su propia independencia y autonomía del entorno, de tal manera promoverles a que diseñen nuevos retos y metas realistas y alcanzables para ir avanzando de una forma paulatina y tener así un desarrollo evolutivo y madurativo óptimo de acorde a su edad y circunstancias.

Referencias: Psicologia y vida // TDAH y síndrome de Peter Pan //psicologia: sindrome de Peter Pan // centro de desarrollo cognitivo.

http://fun4us.org

DIAGNÓSTICO OBJETIVO Y TRATAMIENTO MULTIMODAL: Sigue

.

“Estamos comprometidos con la Salud Mental, por ello trabajamos día a día en cambiar vidas, construir personas, marcar una diferencia”

.

Clínica Neurometrics: Contacto

Anuncios

Acerca de Clínica Neurometrics

Clínica Neurometrics es un centro médico especializado en el Diagnóstico Objetivo y Tratamiento Multimodal de Trastornos Neurológicos y Psiquiatricos, (TDAH, Problemas de Peso, Depresión, Ansiedad, Bipolaridad, Autismo, Esquizofrenia, Epilepsia, ... ...)
Esta entrada fue publicada en PRENSA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s